Atención inversores: estos son los cisnes negros que amenazan con desbaratar el mercado

By admin Uncategorized No Comments on Atención inversores: estos son los cisnes negros que amenazan con desbaratar el mercado

Un cisne negro es un acontecimiento inesperado y de gran relevancia y repercusión. Tras dos meses de luna de miel en los mercados, se han producido varios episodios en marzo que podrían considerarse ‘pequeños’ cisnes negros por su importancia y su potencial para hacer que todo lo que ahora va tan bien pueda pasar a ir bastante peor.

El shock de la Fed. La última sorpresa ha venido de la mano de la Reserva Federal (Fed) estadounidense. Su decisión de no subir tasas este año es muy relevante, también porque marca el camino a seguir por el resto de bancos centrales. Este escenario de comedimiento en las políticas monetarias preocupa especialmente por lo que significa en cuanto a la evolución de la economía. El fantasma del fin de ciclo económico y de la recesión vuelve a cobrar fuerza y las bolsas están nerviosas por este motivo.

El movimiento de la Fed confirmó lo que los analistas ya venían comentando.”No nos creemos las subas”, señalaban, y como muestra, se referían a las alzas que se están viendo en los precios de los bonos, lo que significaba que los inversores siguen optando por los activos refugio. Este paralelismo en la evolución de bonos y renta variable no puede dudar y parece que los expertos apuestan porque ganará la renta fija. La decisión de la Fed ha vuelto a impulsar a los bonos del Tesoro, situando la rentabilidad del 10 años estadounidense en su nivel más bajo desde enero de 2018.

Cabe subrayar que, junto a esa decisión sobre las tasas, la Fed también ha recortado previsiones económicas y ha anunciado que dejará de reducir el tamaño de su balance en septiembre, pero que ya desde mayo comenzará a dejar de retirar liquidez del mercado.

El ‘rescate’ a los bancos del BCE. A principios de este mes, el Banco Central Europeo (BCE) también sorprendió al mercado con esa nueva ronda de liquidez para los bancos, acompañada igualmente de un recorte drástico de las previsiones económicas. En lo que respecta al BCE -y también a la Fed- se ha pasado de hablar de alzas de tasas en 2019, a subas pospuestas hasta 2020, e incluso hasta 2021.

En cuando al banco central liderado por Mario Draghi, el anuncio de esas medidas de estímulo a las entidades financieras, junto con ese recorte brusco de estimaciones y el enfriamiento de las previsiones de subas de tasas, también se ha interpretado como un reflejo de que la situación económica está peor de lo previsto. De nuevo, el fantasma del deterioro económico, en este caso en Europa, y de nuevo el riesgo del fin de ciclo. Ante esto, hay una impresión de que los bancos centrales están empezando a recular justo cuando la idea era que hicieran todo lo contrario.

Un acuerdo pospuesto hasta el verano. El mercado no esperaba que un acuerdo entre China y Estados Unidos tardara tanto en llegar. De hecho, el año arrancaba con mucho optimismo al respecto y ese optimismo ha sido uno de los catalizadores que han propiciado las alzas en las bolsas. Sin embargo, las últimas informaciones, tras fracasar en el intento de llegar a un pacto antes del 1 de marzo (cuando entró en vigor el incremento de los aranceles a China), indican que Donald Trump y Xi Jinping no se reunirán para cerrar un acuerdo hasta junio, una fecha mucho más lejana de lo previsto.

En el mercado existe una sensación de cansancio respecto a este asunto. Lo peor, tal y como advierten algunos expertos, es que se ha descontado el mejor escenario posible (un acuerdo firme entre ambas partes). Lo mejor, que al menos ambas potencias siguen negociando. Habrá que ver si el acuerdo llega finalmente y sobre todo, si acaba siendo un pacto serio y completo o un ‘medio-acuerdo’ que decepcione las expectativas.

Una May ‘enloquecida’. Se dice que la Unión Europea (UE) está sorprendida con los bandazos e idas y venidas de Theresa May. Y el mercado también. Nadie dijo nunca que fijar las condiciones de salida de Reino Unido del bloque europeo fuera a ser algo sencillo, pero lo que está ocurriendo supera todo lo superable.

El Parlamento británico no apoya a Theresa May y, por mucha prórroga que le dé Europa, la sensación es que no va a apoyarla nunca. Sin embargo, ella se mantiene firme en el cargo. La mezcla de todo ha dado como resultado un caos que se esperaba pero que, desde luego, no se preveía alcanzara estas dimensiones alucinantes. “Ni Shakespeare podría haber imaginado un drama más grande”, apuntan los expertos de Berenberg.

Bolsamania.com
  • Share:

Leave a comment