Cinco razones por la cual el mercado no va a colapsar – todavía-

By admin Sin categoría No Comments on Cinco razones por la cual el mercado no va a colapsar – todavía-

¿Está el mercado yendo hacia otro colapso? En el mismo momento en el que termina un estallido, el mercado ya está esperando otro en el futuro, ya sea cercano o distante. Pero las ganancias tienden a ser superiores en comparación a las pérdidas antes, durante y después de los colapsos.

El período actual de ganancias ha durado más de siete años llevando a los números de los mercados a nuevas marcas alcistas. Pero desde el pico del último mayo de 2015, el mercado empezó a vacilar, tocando levemente los dos dígitos a principio de año. Es por esto que se ha empezado a  preguntar si el colapso inminente del mercado está más cerca de lo que se espera.

Para los analistas, probablemente no. Con raras excepciones, estos episodios vienen acompañados por recesiones, y las probabilidades de entrar en un período de recesión son hoy bastante bajas. Por lo tanto, este colapso esperado es probable que todavía no este por llegar. Si el crecimiento económico acelera su indolente evolución, el mercado alcista va a continuar, aunque, probablemente, a un paso menor (un solo dígito) debido a su edad avanzada.

Las recesiones provocan una contracción del PBI real, aunque no siempre en trimestres consecutivos. Entonces, ¿Qué es exactamente un colapso en el mercado? Los principiantes coinciden en que un mercado bajista es definido como una caída de 20% o más en los promedios del mercado. Pero ¿un mercado bajista siempre lleva a un colapso del mercado? Cuando esta caída dura menos de doce meses, no lo es.

Por ejemplo, ha habido una caída del 20% en el índice S&P500 desde abril del 2011 hasta octubre del mismo año. En los meses siguientes, el mercado rebotó y el índice alcanzó un nuevo récord para enero del 2012. Para inversores que esperaron por lo menos doce meses, la caída solo representó pérdidas de un solo dígito y no del 20% inicial.

Por lo tanto, para poder considerar el período bajista como un colapso en el mercado, este tiene que mostrar una persistencia en el tiempo. Como una medición de temporal, doce meses parecen razonables como un mínimo. Entonces podemos definir un colapso en el mercado como una caída del 20%, o más en el índice del S&P500, por al menos 12 meses consecutivos.

De acuerdo a esta definición, solo ha habido un colapso en el mercado en los últimos 35 años que no fue acompañado por un período recesivo: la caída de 12 meses de más del 20% desde agosto de 1987 hasta agosto de 1988.

Claro que ésta no podría haber sucedido sin la caída más grande registrada en la historia de  Estados Unidos: el “Black Monday” del 19 de octubre de 1987, donde el mercado cayó más de 20% en ese día. La otra caída comparable a esta ocurrió 58 años antes, en octubre de 1929.

Si la baja en un único día aparece cada 58 años, entonces enfrentaremos otra similar recién en 2045. Entonces, si tratamos al “Black Monday” como un valor atípico, solo vemos tres colapsos en los últimos 36 años, cada uno de la mano con un período recesivo.

Mirando hacia atrás, el primer colapso coincide con la mayor recesión en 1981-1982. La próxima recesión de 1990-91 llevo a otra caída similar, aunque no llegó a ser un colapso, ya que cayó solo 17% en los doce meses. La razón por la cual esta caída no se convirtió en un colapso del mercado fue que, en septiembre de 1989, las valuaciones del mercado estaban todavía bastante moderadas. El ratio de doce meses P/E del S&P500 estaba en 14,1.

Para marzo del 2000, este mismo ratio se había elevado a un inflado 27,8, el cual ayuda a explicar la severidad del colapso del mercado acompañado por la recesión del 2001. Podemos pensar que los ataques terroristas de septiembre del 2001 golpearon al mercado, pero ya había una caída de más del 20% en doce meses para marzo de ese año.

A pesar de que la recesión del 2001 había terminado, la recuperación fue lenta. El mercado no empezó a rebotar hasta la primera mitad del 2003, donde el crecimiento del PBI aumentó.

El colapso que acompañó la gran recesión del 2008-09 fue la más pronunciada de todas, al igual que la gran recesión fue la peor desaceleración económica desde la gran depresión de los años 30. Pero, la diferencia entre el 2007 y ahora (el mes que marcó el inicio de la gran recesión) sugiere que una recesión, y por ende un colapso, no está por ocurrir.

Empecemos con una razón para preocuparse. Las bajas tasas de interés que mantiene la FED crearon un área fértil para excesos financieros que, cuando sean corregidos, podrían traer recesión. Hasta ahora, la FED y la economía han tenido suerte y si hay excesos en la economía doméstica, no son lo suficientemente significativos para representar un peligro inminente.

En el mercado bursátil, es cierto que el ratio P/E era todavía menor en julio del 2007 donde era 16,3 mientras, que ahora es de 20,3. A pesar de esto, el profesor de finanzas de Wharton, Jeremy Siegel, destaca que los valores del ratio en 2007 parecían particularmente bajos porque reflejaban bajos ingresos en el sector financiero que estaban por desparecer de los cálculos. También, el ratio P/E de hoy parece alto, en parte porque refleja la falta de ganancias del sector energético, el cual se debe a los bajos precios energéticos los cuales están proviniendo un estímulo a la economía.

Una medida más directa de la medición del valor de las acciones es a través del rendimiento en el “Wisdom Tree” índice de dividendos, el cual cubre más de 1.400 compañías americanas que pagan dividendos en efectivo, tanto ahora como en el 2007.

En julio de 2007, el rendimiento en el índice era de 2,9%, donde el rendimiento de un bono de 30 años de del tesoro era de 5,1%. Debido a la baja en el bono a 30 años del Tesoro americano a 2,6%, se espera que el índice haya caído por debajo de este valor, pero, por lo contrario, se encuentra en 3,2% mostrando que las acciones están siendo valuadas de manera más conservadora.

Como ya es sabido, la caída en los precios de viviendas fue una causa de la recesión del 2008-09. Mientras que los precios de viviendas están en alza, están todavía por debajo de los picos del 2007. En abril, el mes más reciente con información disponible, el precio de una casa existente era de $232.500. En el 2007, el precio de la misma era de $263.560.

1-6 URU6bis

El precio del petróleo está también asociado con la recesión. En julio del 2007, el precio del barril era de $85, mientras que el de hoy ronda los $50.

1-6 URU6Otro indicador de una recesión inminente es la forma invertida o plana de la curva de rendimiento. Normalmente, los rendimientos más cortos son menores a los rendimientos más largos. Pero según el Banco Federal de Reservas de Nueva York tomar prestado en plazos cortos cuesta lo mismo o más que las ganancias de prestar en largos plazos, lo que reduce el margen neto de intereses, llevando a una contracción en la oferta de créditos.

Ahora, la curva de rendimientos es relativamente normal, con la diferencia entre un plazo de 10 años y uno de 3 meses de 154 puntos básicos o 1,54%.

Entonces, hay un peligro por la desaceleración económica externa. ¿Qué sucede si la economía China comienza a contraerse, mientras que Japón y la Eurozona continúan estancándose? Las exportaciones de Estados Unidos ya cayeron un 1,3% en el primer cuarto en comparación al pico del último cuarto del 2014, y no parece que mejorarán en un futuro cercano. Pero, no hay una sola recesión que puede ser vinculada exclusivamente a causas externas. Michael Lewis, presidente de Free Market, observa que mientras que una caída de Estados Unidos puede afectar a todo el mundo, esto no va a ocurrir a la inversa.

Shocks no económicos tienden a ser inusuales, por lo cual es difícil extraer lecciones del pasado. Hay, por ejemplo, chances de que Donald Trump gane las elecciones en noviembre. Una victoria de este candidato podría llevar a un remate en el mercado. Pero para que esto represente colapso total, dependerá de la postura y las iniciativas que tome Trump.

Si una recesión no está por ocurrir, y entonces un colapso es poco probable que ocurra, entonces ¿Cuál es la perspectiva para el mercado? El lado más firme del mercado alcista esta probablemente acabado. El crecimiento económico persiste, pero se podrían estar viendo solo subas de un solo dígito.

En 2015, comparando los cuartos trimestres el crecimiento del PBI fue de 2%, un estancamiento de la suba de 2,5% en el 2014, debido mayormente a la caída en consumo. Es por esto, que el cambio de la variación de 12 meses del índice del S&P500 en la segunda mitad del 2015 pasó de plano a negativo.

En contrapartida, el reporte de abril muestra que hay señales de un posible rebote en el consumo, reforzado por un ajustado mercado laboral, el cual está aumentando los salarios e ingresos. Esto también lleva a un crecimiento de ventas de viviendas existentes y creación de nuevas viviendas. Subas en este sector también llevan a un crecimiento en el consumo, haciendo aumentar el PBI de manera más acelerada.

Debería ser constructivo para el mercado bursátil. Si se miran los últimos 20 años, ha habido 35 trimestres en los cuales el crecimiento del PBI real corre por encima en comparación al trimestre del año anterior. En todos, excepto un par de esos trimestres, el cambio de los 12 meses del S&P500 fue positivo.

Entre las certezas de la vida se encuentra la muerte, los impuestos y los colapsos en el mercado financiero. La muerte puede ser pospuesta por la medicina moderna, los impuestos pueden ser diferidos y los colapsos financieros pueden ser demorados expandiendo la economía. Tarde o temprano nos alcanzan, pero en el caso de colapsos en el mercado los inversores pueden mitigar el daño que trae.

Si la valuación de acciones parece demasiado exuberante, si los precios ajustados a la inflación de las viviendas son mucho mayores a picos previos, si la curva de rendimiento es plana o invertida  y si el precio del petróleo está llegando a picos de tres dígitos, entonces los inversores pueden querer recurrir a medidas defensivas, como vender todo e ir cortos. Pero las probabilidades ahora muestran que el mercado alcista todavía  no ha llegado a su fin.

 

Fuente: Barrons.

 

  • Share:

Leave a comment