Reino Unido vota, otra vez, para decidir el destino del Brexit

By admin Uncategorized No Comments on Reino Unido vota, otra vez, para decidir el destino del Brexit

Los votantes británicos acudirán a las urnas el jueves en unas elecciones que allanarán el camino para el Brexit bajo el mandato del primer ministro Boris Johnson o llevarán a Reino Unido a otro referéndum que, en última instancia, podría revocar la decisión de abandonar la Unión Europea.

Después de no haber materializado el Brexit en la fecha límite previa del 31 de octubre, Johnson convocó las elecciones del 12 de diciembre para deshacer la parálisis política que ha obstaculizado la salida del Reino Unido de la Unión Europea y ha minado la confianza en su economía.

Johnson, el rostro más conocido de la campaña a favor de salir de la UE en el referéndum de 2016, se presentó a las elecciones bajo el lema “Get Brexit Done”, prometiendo poner fin al estancamiento y gastar más en salud, educación y policía.

Su principal oponente, el líder laborista Jeremy Corbyn, de 70 años, ha prometido un mayor gasto público, la nacionalización de servicios clave, impuestos sobre los ricos y otro referéndum sobre el Brexit.

Todas las principales encuestas sugieren que ganará Johnson, de 55 años, aunque los encuestadores se equivocaron en el referéndum de 2016 y sus modelos predicen resultados que van desde un Parlamento fragmentado hasta la mayor victoria de los conservadores desde la era de Margaret Thatcher.

“Podríamos tener un Gobierno de mayoría conservadora que complete el Brexit y libere el potencial de Reino Unido”, dijo Johnson a sus partidarios. “Estas elecciones son nuestra oportunidad de acabar con el estancamiento, pero el resultado será muy reñido.”

Corbyn dijo que los conservadores son el partido de los “multimillonarios”, mientras que los laboristas representan a la mayoría.

“Se puede votar a favor de la desesperación y votar a favor de las falsedades de este Gobierno, o se puede votar a los laboristas y conseguir un Gobierno que pueda traer esperanza para el futuro”, dijo.

Los centros electorales abren a las 0700 GMT y cierran a las 2200 GMT, cuando se publicarán los sondeos a pie de urna. Los resultados oficiales de la mayoría de las 650 circunscripciones diferentes del Reino Unido comenzarán a llegar entre las 2300 GMT y las 0500 GMT.

Aunque el Brexit es el tema dominante de las primeras elecciones del país en el mes de diciembre desde 1923, la tortuosa salida de la UE ha hastiado, entusiasmado y enfurecido a los votantes, al tiempo que ha erosionado las lealtades a los dos grandes partidos.

Una mayoría permitiría a Johnson sacar al país del club al que se unió en 1973, pero el Brexit aún estaría lejos de culminarse, ya que se iniciaría la ingente tarea de negociar un acuerdo comercial con la UE en un plazo autoimpuesto de 11 meses.

Después del 31 de enero, el Reino Unido entraría en un período de transición durante el cual negociaría una nueva relación con los 27 de la UE. Se ha comprometido a hacerlo antes de que acabe 2020.

Boris y el Brexit. La libra esterlina refleja en su cotización la posibilidad de una victoria de Johnson. Sin embargo, dos referendos históricos (sobre la independencia de Escocia en 2014 y el del Brexit en 2016) y dos elecciones generales en 2015 y 2017 dieron resultados inesperados que han provocado crisis políticas.

Las elecciones enfrentan a dos de los políticos británicos menos convencionales de los últimos años. Ambos se han visto desahuciados en diversos ocasiones por sus oponentes y ambos ofrecen visiones muy diferentes para la quinta economía más grande del mundo.

La apuesta de Johnson es el Brexit, en una campaña con pocos sorpresas. Corbyn ha ofrecido una transformación radical para un país que lleva mucho tiempo comprometido con el libre mercado.

Johnson, exalcalde de Londres nacido en Nueva York, llegó al poder en julio. Su predecesora, Theresa May, dimitió al no conseguir el apoyo parlamentario para su acuerdo sobre el Brexit con Bruselas y perder en unas elecciones anticipadas la mayoría parlamentaria que tenía su partido.

Johnson logró, contra el pronóstico de muchos de sus críticos, un nuevo acuerdo con la UE, pero no pudo encontrar la salida al laberinto del fragmentado Parlamento británico, con votaciones en su contra de una mayoría de diputados a los que llamó traidores y enemigos de la voluntad del pueblo.

Reino Unido votó en 2016 a favor del Brexit con un 51,9% a favor de la salida y un 48,1% a favor de permanecer. Sin embargo, el Parlamento se ha visto inmerso en una parálisis sobre el proceso desde la fallida apuesta de las elecciones anticipadas de May en 2017.

Pasos en falso. Corbyn, que en su día se oponía a la UE y que ahora dice que se mantendría neutral si fuera un primer ministro que convocara otro referéndum, ha sido cuestionado repetidamente sobre sus planes para el Brexit. El jefe de la oposición se ha comprometido a derrocar un “sistema amañado” que, según él, está dirigido por multimillonarios y evasores de impuestos.

Ambos dieron pasos en falso durante la campaña.

En una entrevista, Johnson se negó a ver la foto de un niño enfermo de cuatro años obligado a acostarse en el suelo de un hospital y luego de forma inexplicable tomó el teléfono de un periodista y se lo guardó en un bolsillo. Más tarde se disculpó.

Corbyn, un veterano defensor de los derechos de los palestinos, evitó repetidamente disculparse por el supuesto antisemitismo de algunos miembros de su partido. En última instancia acabó disculpándose.

La estrategia de Johnson fue romper la llamada “Muralla Roja” de los laboristas en las zonas de apoyo de Brexit de las Midlands y el norte de Inglaterra, donde atacó a sus oponentes políticos como enemigos del Brexit.

“Si le soy sincero, no hay ninguna opción”, dijo el votante Andrew Davis, de Kent, en el sur de Inglaterra. “No me gusta ninguno de los principales candidatos, así que me cuesta decidir.”

 

Reuters.

  • Share:

Leave a comment